Violencia Psicologica

426254_4345005499082_855382706_n

La estrategia de estos maltratadores consiste en el desarrollo de un juego lento, a diferencia del golpe en la violencia física. Lo importante aquí es: el sometimiento.

El maltrato psicológico se basa en comportamientos intencionados, ejecutados desde una posición de poder y encaminados a desvalorizar, producir daño psíquico, destruir la auto-estima y reducir la confianza personal. El maltratador se vale para ello de insultos, acusaciones, amenazas, críticas destructivas, gritos, manipulaciones, silencios, indiferencias, frialdades y desprecios. Su padecimiento lleva a la despersonalización, al mismo tiempo que genera dependencia hacia persona que los inflige.

El arma que los abusadores psicológicos usan, con la que hieren y matan es: la palabra.nyo zotto

El maltrato psicológico no aparece de un día para otro en la pareja, pero una vez que se instaló, es permanente y sistemático. Comienza con una fase de seducción, porque busca mujeres frágiles a las que les da seguridad.

Poco a poco, la mujer o el varón respectivamente, va anulando sus defensas y ya no puede rebelarse. A partir de ese momento, la víctima pasa a una relación dependiente y muestra su consentimiento. Comienza la dominación. El maltratador ya no es igual, la víctima no es consciente de este proceso al principio, está atrapada. Con el pasar del tiempo, va perdiendo resistencia, no se opone y ya no critica.

Es muy intuitivo a la hora de detectar puntos débiles de dolor o inferioridad del otro y allí atacan. A partir de este momento, la víctima comienza a ahogarse, no puede pensar. Sólo obedece y empieza a tenerle miedo.

El maltratador psicológico suele dar muy poco y pide mucho. Nunca está satisfecho, y si la víctima expresa su descontento o se queja, aparecen las amenazas de abandono y ataque. Pero si la víctima se queda tranquila y dócil, puede permanecer un tiempo relativamente “en paz”. Esto va generando un estrés permanente. El maltrador le niega a la víctima el derecho a ser oída y cuando habla, adopta un tono frío, la mayoría de las veces sin elevar su voz y su discurso es moralizador, distante e irónico.

Normalmente es muy mentiroso y siempre cree tener la razón. Jamás pedirá perdón y si lo hace, dirá que fue “Sin querer” “sin intención”. La idea es hacer dudar a la víctima de sus propios pensamientos y afectos y que llegue hasta el punto de tener que pedir perdón por algo que no hizo o agotarse buscando soluciones que nunca va a satisfacer al abusador. Pero el mecanismo que mejor pone en juego es: la descalificación. Una y otra vez le dirá que “no vale nada”, “que no hace nada”, que “nadie la quiere”, hasta que la víctima se lo cree. Pero no es sólo el ataque a su autoestima, también descalifica a sus amigos, a su familia, a su trabajo, a su pueblo natal, a su historia.

violencia psicologicaNo existe, desde su mundo, ni respeto ni compasión por la otra persona, éste sólo existe en la medida en que pueda utilizarlo para manipular (cosa que hacen a la perfección) y mantenerlo en una posición de dependencia.  El maltrato psicológico tiene su núcleo agresivo porque se introduce en el territorio psíquico del otro.

La psicopatología da cuenta de que la agresión es una defensa. De todas maneras, eso no lo justifica, porque lo que está en juego es la identidad del otro que puede llegar a la destrucción moral que en no pocos casos termina en depresión, en enfermedades mentales o físicas (alta tensión, úlceras, trastornos del sueño, etcétera) o en suicidio.

El abusado no es un cómplice masoquista simplemente, no puede defenderse, ama, sufre y se cree que es culpable de lo que ocurre. Jamás se le ocurre pensar que el otro pueda ser tan violento ni tan agresivo. Al igual que en el maltrato físico, la mujer piensa que “ella” lo va a “ayudar” e instala la esperanza.

Las frases agresivas son tan seguido que hasta parecen normales, por ejemplo: “Tu no estás en mis planes futuros, tengo miles para reemplazarte”.

La víctima calla, se culpa y sufre. El abusador la paraliza, siempre va a dejar claro que el que manda es él, dada su incapacidad de compartir. En la mayoría de los casos, la víctima es excesivamente tolerante, y el origen de la misma proviene de reproducir lo que uno de los padres ha vivido y de la necesidad de reparar. El abusador jamás se va a responsabilizar de ningún fracaso ya sea laboral o personal, la culpa siempre la tiene el otro: “No me das lo que necesito”, “nunca haces nada por mí”.

abandono-emocional-300x206La víctima oscila entre la angustia y la rabia, por momentos es conciliadora, por momentos intenta defenderse. Si reacciona y desea recuperar un poco de su libertad, el maltratador, al ver que su víctima se le está escapando de las manos, reacciona con mayor saña y puede llegar a la violencia física.

Nunca aceptará que se queje y no le perdonará que se defienda. Como utiliza el mecanismo de la proyección, la agresión es para siempre. Tampoco se privan de la paranoia: “Hay que atacar primero y gracias a eso sobrevivo”. La víctima desea olvidar, pero él no lo permitirá porque al tenerla como centro de la violencia, le evita sentirse deprimido o des-estructurado.

El maltratador psicológico frente al abandono, reacciona con una aparente depresión, pero la realidad es que siente mucho resentimiento cargado de venganza y nunca de verdadera tristeza por la persona a la que ha perdido, es insensible y no tiene escrúpulos morales. No sufre y es incapaz de amar ya que siempre está presto para destruir momentos de felicidad de la que podría disfrutar con su familia, con su pareja o con sus amigos.

Cuando la víctima se da cuenta de la situación en la que se encuentra, tiende a reaccionar de dos maneras: o se somete o se separa. Si se decide por lo segundo, puede esperar más agresión, chantaje y presión en lo económico y siniestra manipulación con los hijos.

image004 Como salir de la situación?

Para la víctima, olvidar el pasado no es fácil pero tampoco imposible. La manera de poder salir de esta situación es que:

-Primero, deje de lado toda la culpa que le ha sido asignada por el agresor.

-Reconozca que la persona a la que amó tiene un trastorno que le ha hecho mucho daño.

-Que debe protegerse a diestra y siniestra.

-Que no debe entrar más en el juego, ni creer que él va a cambiar, ni justificarse más.

-Y, fundamentalmente, recibir apoyo terapéutico porque no es fácil superar tanto tiempo de sufrimiento.

Es importante rodearse de amigos, de actividades gratificantes y predisponerse para conocer nuevas personas que aumenten su auto-estima.

Nyo Zotto

View posts by Nyo Zotto
Escritora/Poeta

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Scroll to top