Acoso Callejero

 

 

Podría llamarse: La violencia invisible, porque este tipo de violencia es aceptada socialmente y vista como normal.

Esto nos pasa a las mujeres todo el tiempo.  Aquí unos ejemplos:

Estas en un lugar lleno de gente y repentinamente un extraño de entre la multitud, te toca inadecuadamente.

Tomas el transporte publico para ir a tu trabajo o escuela y ese hombre te molesta mirándote lascivamente, desnudándote con la mirada.

El hombre que se restriega en ti inapropiadamente a la primera oportunidad.

O vas por la calle y un grupo de hombres te silban y te gritan obscenidades, y tu te sientes tan humillada y ademas impotente.
O recuerdas esa experiencia de niña cuando al salir de la escuela un tipo te enseño los genitales o se toqueteo el mismo?

Y que dices de alguien que te persigue en su auto por un largo rato molestándote con la insistencia.

No eches a un lado la experiencia, expertos dicen que los efectos en tu auto estima y sentido de seguridad puede tener efectos duraderos. Lee por que la  llamada “Violencia Invisible u Ofensa sin daño” debiera ser tomada seriamente.

Estas formas silenciadas de agresión deben ser visibilizadas. Necesitamos producir un cambio cultural además de una iniciativa legal que nos respalde ante estas ofensas.
Estas formas silenciadas de agresión deben ser visibilizadas. Necesitamos producir un cambio cultural además de una iniciativa legal que nos respalde ante estas ofensas.

 

El acoso callejero se define como: “Una forma de violencia de género, los piropos y el asedio que la mujer enfrenta cotidianamente no permite que las mujeres disfruten los espacios públicos de la misma manera que lo hacen los hombres”.

El asedio se puede entender como un conjunto de acciones cotidianas, obviamente  no deseadas, que implican frases,comentarios sexuales, alusiones groseras al cuerpo de la mujer, masturbación pública, miradas extremadamente lascivas, gestos, besos o sonidos de besos, tocamientos, exhibicionismo, seguimientos (a pie o en vehículo), entre otras, con un manifiesto carácter sexual.

Como es un práctica no deseada genera sensaciones de rechazo, rabia, y vulnerabilidad, entre otras. Si bien existen mujeres que consienten e incluso les gusta, actos como los piropos, la gran mayoría, nos sentimos vulneradas y violentadas, pues nos crea una sensación de miedo e inseguridad constante.

Imagen de cámara de seguridad muestra acoso callejero a Fiorella Migliore
Imagen de cámara de seguridad muestra acoso callejero a Fiorella Migliore

 

Este tipo de acoso se ve a diario en las calles, es aceptado socialmente y visto como normal.  Pareciera que uno debiera agradecer esos piropos no deseados, si se quejan algunas veces somos tildadas de exageradas, así es como muchas, prefieren ignorarlos.

Para muchos varones, este tipo de acoso es aprendido desde la infancia como forma de hombría, a veces por insistencia de parientes y amigos. Por otra parte, nuestra cultura no condena de ningún modo la constante exhibición pública del cuerpo femenino con el fin de vender productos en los medios de comunicación.

 

Este uso público del cuerpo femenino como un producto de venta, favorece una visión social del cuerpo de la mujer como un “objeto” que carece de dignidad y respeto, susceptible de ser juzgado.

Así que opiniones de diverso tipo y calibre alusivas al cuerpo de una mujer que transita por la calle son parte del panorama cotidiano y es normal ver a uno o varios hombres tomarse la libertad de ejercer acoso verbal o físico a una mujer vulnerando de este modo su derecho a transitar segura y tranquila.

El acoso sexual callejero a varones es en una mínima escala.
El acoso sexual callejero a varones es en una mínima escala.

Una mujer tiene derecho a transitar por su ciudad sintiéndose segura, y recibir constantes insinuaciones sexuales en la calle por parte de extraños dista mucho de la noción de seguridad que buscamos.

Como mujeres nos debemos movilizar para condenar el acoso como un delito. No es sólo legislar para sancionar el acoso callejero, también como mujeres debemos visualizar esta tradición machista y concientizarnos para que este tipo de violencia no sea la norma.  Hay que combatir este tipo de prácticas y crear conciencia sobre el impacto psicológico negativo que éstas producen no sólo en mujeres, sino también en algunos hombres.

Aquí en este articulo se  hace énfasis en el acoso masculino hacia las mujeres, porque estadisticamente es más frecuente, pero también ocurre en los varones en una mínima escala.

 

acoso callejero
El Acoso Callejero es una limitación grave para ejercer nuestro derecho de movernos de manera libre y segura por las ciudades.

 

En Bélgica el acoso callejero es delito y en muchos otros países se está legislando al respecto.

 

No se trata de una relación consentida, sino de la imposición de los deseos de uno por sobre los de la otra.

 

 

 

“Usar un espacio público no hace que mi cuerpo sea público”
No creeras cuantas veces esta mujer es acosada en una calle de Nueva York en 10 horas.

 

 

El Acoso callejero en PERU.
Estadísticas mundiales señalan que 7 de cada 10 mujeres ha sufrido acoso sexual callejero.

 

 

Acoso callejero en Estados Unidos.

 

 

Acoso callejero en CHILE

Nyo Zotto

View posts by Nyo Zotto
Escritora/Poeta

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Scroll to top